lunes, 16 de mayo de 2016

Denuncian que Facebook manipula información

Facebook manipula información

Un ex empleado de Facebook denunció que la red social censuró información para que no apareciera en las tendencias o “trending news” que se visualizan en los muros o sección de Noticias de sus usuarios.

Según Facebook, la popularidad de las noticias que se ven el muro de los usuarios es determinada por un algoritmo, aunque luego, sí pase por un filtro humano (destacando tajantemente que eso no significa que sea manipulada) que tan sólo controla y constata que sean noticias realmente.

La denuncia de la censura fue realizada por un ex editor que no reveló su identidad, pero que provocó un gran revuelo y obligó a la empresa a salir a desmentir y a dar explicaciones. Aparentemente, en Facebook tendrían órdenes de “borrar” de esa lista que se obtiene por algoritmos, todos temas relacionados a la campaña política conservadora de Estados Unidos con el objetivo de manipular la opinión pública.

Ciertamente, semejante acusación debería tener pruebas más concretas y contundentes que los dichos de un ex empleado que no da su nombre. Pero sin dudas, lo que sí alimenta esta acusación es algo que se ve a diario en Facebook y que no hace falta ser muy paranoico para sospechar: cuando uno ingresa al muro Facebook ofrece la información no en función del tiempo que llevan posteadas, si no por “su relevancia” calculada matemáticamente, por el famoso “algoritmo” porque, para poder verlas por orden cronológico, hay que hacer click en la opción ya escondida -por cierto- en el menú. Y si reiniciamos nuestra sesión, la súper sofisticada red social no recuerda esa elección personal, y vuelve a mostrar los temas en función de su “relevancia”.

Como ya se ha dicho miles de veces, Facebook es accesible gratuitamente, pero no deja de ser un negocio y necesita ser rentable, por eso muchos aseguran que no sólo  vive de la publicidad, sino que también, de manipular la opinión de sus usuarios.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada