lunes, 4 de mayo de 2015

Facebook crea una aplicación para detectar estados de ánimo

Facebook crea una aplicación para detectar estados de ánimo

Con su habitual tendencia a querer controlarlo todo, ahora Facebook va hacia el análisis de los estados de ánimo de los ususarios.

A través de una aplicación llamada “SentBuck”, creada por un grupo de investigadores de lenguajes y sistemas informáticos de la Universidad Autónoma de Madrid, la red social busca captar y analizar los estados de ánimo de quienes interactúan con ella.

Como vimos en facebook en español la herramienta, según sus creadores, usa una técnica de análisis de lenguaje natural y funciona por medio de dos algoritmos. El primero calcula la carga emocional de cada mensaje y determina si es positivo o negativo. El segundo, es el que determina el estado de ánimo de la persona, al comparar los últimos mensajes entre sí.

Una ayuda para la educación a distancia

El sistema podrá ser utilizado en la educación a distancia mediada por tecnologías (E learning), como una forma de que los docentes o tutores online puedan tener algún tipo de feedback sobre el estado en el que se encuentran sus alumnos.

Lo que se busca recrear, es aquella impresión que el docente podía  tener sobre sus alumnos a través de sus caras de aburrimiento, interés, apatía, motivación dentro de un aula real, pero en el mundo virtual. Y, en aquellos casos en los que el sistema detecte un número significativos con un estado emocional negativo, le brindará un alerta al profesor para que pueda cambiar su estrategia o buscar otros motivadores del aprendizaje. 

Un malestar para la vida privada

Lo que en el ámbito educativo podría ser bastante útil y aceptable, en el interpersonal y privado podría resultar invasivo y poco grato.

¿Por qué Facebook debería saber si estamos de mal humor, contentos o emocionados? ¿Para qué usará esa información sobre nuestras emociones?  

Por supuesto que para lo mismo de siempre: para seguir ganando dinero a expensas de las mismas.  Seguramente serán muchas las empresas dispuestas a pagar por esa valiosa información, con la finalidad de manipular nuestras conductas como consumidores.

Como siempre, las aplicaciones de Facebook están ligadas a los mismos propósitos, al deseo patológico por saber cada vez más sobre nosotros para luego vender esa información al mejor postor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada