jueves, 23 de abril de 2015

¿De qué vive Facebook?

De qué vive Facebook

No solo de amor vive el hombre y mucho menos los negocios generados en Internet.  Aunque hay casos paradigmáticos, como el de Facebook que nos llevan a preguntarnos: ¿Si la red social no nos cobra a los usuarios… ¿de dónde obtiene sus ganancias? Aquí en facebook en español te contamos cuáles son las formas por medio de las cuales Facebook obtiene sus ingresos. Y te demostramos que todos los caminos llevan al mismo lugar: a convertirnos a nosotros mismos en productos.

Sabemos que Facebook tiene cada vez más usuarios (más de mil millones según las últimas estadísticas). Todos ellos utilizan la red social por largos períodos con diversos fines, pero sin pagar un centavo por ello.  Independientemente de esto, Facebook posee una infraestructura enorme, se cotiza en millones y millones de dólares y representa un modelo de negocio web inusitado. ¿De dónde provienen los ingresos que le permiten ocupar semejante lugar? Eso intentaremos explicar en este post.

Muchos son los sitios webs que – como Facebook - utilizan el modelo de monetización por publicidad, como por ejemplo Google. El mismo consiste en que los anunciantes paguen al sitio web por publicar sus productos o servicios allí. O también pueden pagar cada vez que los usuarios hacen clic sobre sus anuncios. Siguiendo este modelo, Facebook utiliza toda la información recopilada en los perfiles de los usuarios para ofrecerles avisos patrocinados que respondan a sus intereses, edades, sexo y hobbies. De este modo, se asegura un considerable número de clics en los mismos y esto se traduce en muchísimo dinero.

Toda esta información, es brindada por los usuarios inocentemente al momento de suscribirse y completar su perfil (qué les gusta, qué películas ve, a que colegio fue, en qué barrio vive, si está en pareja, si viaja, etc. etc. etc.).  Este caudal de información tan valiosa es vendida a terceros por la red social a cambio de dinero.
En diferentes documentos que Facebook ha presentado para completar su oferta de acciones, se detalla que el 85% de sus ganancias proviene de este tipo de publicidad. El restante 15% provendría de pagos realizados dentro de las aplicaciones presentes en el sitio.

Como podemos notar, nada es gratis en esta vida, y mucho menos en Internet. El problema es que mientras algunos se enriquecen, los usuarios somos quienes pagamos los costos. Y los mismos no son solo económicos (de comprar determinado  bien o servicio), sino sociales. Hablamos del costo de abrir las puertas de nuestra privacidad compartiendo gratuitamente nuestra vida. Habrá que evaluar cuánto de ese costo  estamos dispuestos a pagar para que otros se enriquezcan, a cambio de un servicio que supuestamente es gratuito.

sábado, 4 de abril de 2015

Sentirse gordo ¡no es un sentimiento!

facebook en español - sentirse gordo

Un polémico emoticón, referido a la “gordura” abrió la polémica en Facebook.

Hace tiempo que la popular red social Facebook nos ofrece varios emoticones, que buscan expresar diferentes estados de ánimo que nos permiten responder de un modo lúdico a la pregunta ¿Cómo te sientes hoy?

Caritas sonrientes, tristes, cansadas, felices y nerviosas son algunas de las opciones. En estos días, uno de estos emoticones ha saltado a la fama por despertar un debate controversial. Se trata de una carita regordeta, con cachetes ruborizados que buscaría expresar a los usuarios que “se sienten gordos”.

El polémico emoticón despertó la ira de una joven, quien no dudó en poner en marcha una iniciativa en el sitio Change.org para exigirle a la red social la eliminación del mismo, por considerarlo objeto de burla y discriminación para quienes tienen problemas alimenticios. El lema de la campaña: "Fat is not a feeling" busca concientizar lo que consideran que es una premisa equivocada ya que -  para los firmantes de la petición -  la grasa o la gordura no es un sentimiento.

Entendemos perfectamente que haya usuarios a los que no les causa gracia el emoticón y rechacen su uso, pero de ahí a considerarlo un agravio o burla hay un largo camino.
Estos hechos demuestran que como sociedad aún debemos resolver muchos prejuicios, propios y ajenos.

¿Cuántas personas, que no tienen problemas de sobrepeso o trastornos alimenticios han sentido alguna vez la sensación de estar gordos o hinchados? ¿Constituye esto un delito o un acto ofensivo hacia quienes tienen problemas de obesidad? ¿Por qué una simple expresión tiene que despertar el enojo o la sensibilidad de los demás? ¿Entonces si expresamos que estamos cansados, quienes no lo están deberían ofenderse? ¿Llegará el día en que cada uno libremente pueda hablar sobre sus estados de ánimo, sus sensaciones, sus percepciones sobre sí mismos sin que nadie opine o se sienta juzgado?